El saludo en Keysi

Técnicamente hablando el saludo en keysi se realiza de la siguiente manera.

1º Desde una posición neutra, separamos los pies y las manos. Los pies están separados más allá de la anchura de los hombros y las palmas de las manos miran al frente.

2º A la vez mano derecha y pie derecho empiezan a juntarse, los pies se ponen juntos y el codo derecho lo doblamos hacía la izquierda y el puño derecho toca nuestro pecho a la altura del corazón.

3º el puño y el codo se estiran al frente, y repetimos el mismo movimiento anterior, flexionamos el codo, puño al corazón y volvemos a la primera posición con las palmas de las manos extendidas mirando al frente.

Terminada está explicación, te he hablado de una técnica. Pero, ¿Qué se esconde tras estos movimientos tan aparentemente sencillos?

Para empezar ese saludo significa:

– “Me presento ante ti, con lo mejor de mí y que la humildad y el honor sea nuestra vestimenta de corazón”.

Y este saludo se ejecuta al principio y al final de la clase, pero es también durante la clase donde lo observarás antes del desarrollo de las técnicas en parejas. Puesto que aunque sea defensa personal o un deporte de contacto. Y en ocasiones hagamos o nos hagan daño, este gesto antes durante y después del trabajo en equipo simboliza que ante todo somos hermanos y que jamás te haré ni te haría daño voluntariamente ni de manera arbitraria. Por eso nuestros alumnos e instructores antes y después de un trabajo en equipo al estirar los codos y puños los chocan como símbolo de “hermandad”.

Justo Dieguez Fundador de Keysi

¿Qué es el «Martillo» en Keysi?

La técnica del “Martillo” , ¿ es un golpe?, ¿algún tipo de defensa?

La técnica del martillo se ha vuelto muy popular con el paso del tiempo, es una técnica realmente muy antigua pero con el nacimiento de las artes marciales mixtas y su reciente popularización, técnicas como el martillo están empezando a conocerse.

Muchas personas que miran videos de Keysi y observan una clase de Keysi nos preguntan, ¿qué son esos golpes que dais con el canto de mano?, ¿ para qué sirven?

Nosotros en Keysi empleamos los martillos en todas las posiciones hábiles que existen: de pie, de rodillas, en cuclillas, sentados y tumbados.

Empleamos esos martillos de manera ofensiva y defensiva y, como acabamos de mencionar, a cualquier altura.

Pero ¿Qué es un martillo?

¿Es un puñetazo?, ¿un golpe oblicuo?, ¿ascendente o descendente?

Si tuviéramos que definirlo de este modo, no podríamos describirlo como una variante de un puñetazo, sino como una técnica de pegada completamente diferente y autónoma como un puñetazo.

Pero posee una gran ventaja respecto al puñetazo, dada su posición a la hora de golpear con el canto de la mano. Los nudillos no sufren el traumatismo ni las lesiones que se producen cuando damos un puñetazo a una superficie, aunque la finalidad del martillo es la misma que la del puñetazo pero obviando las lesiones producidas por éste último: rotura de nudillos, sangrado, etc.

El martillo además posee otra gran ventaja, y es que podemos ejercer mayor fuerza , velocidad y número de golpes.

Está técnica a su vez tiene una habilidad ofensiva y defensiva porque nos permite atacar y cubrirnos a gran velocidad.

Puede trabajar en dos distancias: distancia media y corta, según la necesidad.

Podríamos hablar de esta técnica largo y tendido, pero nunca encontraríamos las palabras adecuadas, lo mejor será que te animes a conocer con nosotros los beneficios de este movimiento acompañado de toda su biomecánica.

Metodología de Enseñanza Keysi

El método de enseñanza de Keysi, no se basa en el número de técnicas, no son necesarias 1.000 técnicas diferentes para poder aprender a defenderte de una agresión.

Lo principal y lo más importante es trabajar la mente, por eso no hacemos tanto énfasis en aprender un sinfín de ataques o técnicas innecesarias en la vida real, pero lo que nos hace únicos es que nos dedicamos casi plenamente a trabajar el instinto.

El instinto sí… es esa capacidad que posee el ser humano, innata. Es esa capacidad que le da a una madre por levantar una rueda de tren para salvarle la vida a su hija que se encuentra atrapada en ella. Oh a ese padre que observa que un coche va a atropellar a su hijo y sale corriendo sin pensar en su propia seguridad e integridad física.

En Keysi el método de trabajo no es por repetición ni mimetismo. Primero cultivamos el cuerpo y la mente y en cada clase afloramos en el alumno ese instinto de supervivencia que todos tenemos.

Descripción del instinto

Cuando somos pequeños y nos vemos acorralados el ser humano tiende a protegerse, pero la pregunta es, ¿cómo se protege?

Pues si observamos a un niño que ve como un balón le cae desde las alturas, si observas con detenimiento, podrás vislumbrar como ese niño al encontrarse ante tal situación, instintivamente se cubre la cabeza con las manos, se agacha y se pone en posición fetal para ocupar menos espacio y protegerse lo mejor que pueda.

Si caminamos en la oscuridad, ¿por qué buscamos un punto de apoyo? Es el instinto de autoprotección el que nos empuja hacía ese apoyo. Esa habilidad que aparece sola, no es aprendida ni enseñada es la manifestación del puro instinto.

¿Cómo se trabaja el instinto?

Para que un alumno entienda y aprenda sobre su propio instinto, se le pondrá en cada clase en situaciones complicadas en las que probablemente pueda verse reflejada la realidad. Ya sea una agresión con arma blanca, o un ataque de dos contra uno.

Hacerle trabajar esas situaciones que lamentablemente si son hechos reales, ayudará al alumno a identificar esa situación, aprenderá día a día de esa situación, la presión, el miedo, la impotencia, reconocerá el entorno.

De este modo su mente se expandirá aun nuevo mundo de sensaciones y situaciones reales donde un segundo lo es todo. Gracias al entrenamiento, la constancia y el esfuerzo la próxima vez que ese niño vea caer el balón no hará que se encoja y se tape la cabeza deseando que el golpe pase rápido. Ese niño reconocerá la situación, observará lo que se le aproxima y se apartará de su trayectoria sin más daños.

En Keysi nuestro objetivo, como hemos mencionado anteriormente, no es que aprendas 1.000 técnicas, sino que cuando llegue ese momento no te encojas de hombros, no te paralices por el miedo. Que sea tu cuerpo el que te guíe, que tu instinto de supervivencia te empuje en la dirección correcta.

Porque si dos personas vienen hacía ti con la intención de hacerte daño, tal vez lo más sensato sea correr y no encogerte de hombros. Pero si llegado ese momento tienes que defenderte porque no queda más remedio, lo más inteligente es abrir los ojos, reconocer el peligro, observar el entorno y salir tal vez no completamente ileso de la agresión, pero salir vivo y poder contarlo.

Recordad que cualquier tipo de agresión, ya sea de una sola persona o varias. En cualquiera de los casos siempre recibiremos algún tipo de daño, porque incluso cubriéndote de un golpe siempre nos protegemos con nuestro cuerpo.{:}{:en}El método de enseñanza de Keysi, no se basa en el número de técnicas, no son necesarias 1.000 técnicas diferentes para poder aprender a defenderte de una agresión.
Lo principal y lo más importante es trabajar la mente, por eso no hacemos tanto énfasis en aprender un sinfín de ataques o técnicas innecesarias en la vida real, pero lo que nos hace únicos es que nos dedicamos casi plenamente a trabajar el instinto.
El instinto sí… es esa capacidad que posee el ser humano, innata. Es esa capacidad que le da a una madre por levantar una rueda de tren para salvarle la vida a su hija que se encuentra atrapada en ella. Oh a ese padre que observa que un coche va a atropellar a su hijo y sale corriendo sin pensar en su propia seguridad e integridad física.
En Keysi el método de trabajo no es por repetición ni mimetismo. Primero cultivamos el cuerpo y la mente y en cada clase afloramos en el alumno ese instinto de supervivencia que todos tenemos.

Descripción del instinto

Cuando somos pequeños y nos vemos acorralados el ser humano tiende a protegerse, pero la pregunta es, ¿cómo se protege?
Pues si observamos a un niño que ve como un balón le cae desde las alturas, si observas con detenimiento, podrás vislumbrar como ese niño al encontrarse ante tal situación, instintivamente se cubre la cabeza con las manos, se agacha y se pone en posición fetal para ocupar menos espacio y protegerse lo mejor que pueda.
Si caminamos en la oscuridad, ¿por qué buscamos un punto de apoyo? Es el instinto de autoprotección el que nos empuja hacía ese apoyo. Esa habilidad que aparece sola, no es aprendida ni enseñada es la manifestación del puro instinto.

¿Cómo se trabaja el instinto?

Para que un alumno entienda y aprenda sobre su propio instinto, se le pondrá en cada clase en situaciones complicadas en las que probablemente pueda verse reflejada la realidad. Ya sea una agresión con arma blanca, o un ataque de dos contra uno.
Hacerle trabajar esas situaciones que lamentablemente si son hechos reales, ayudará al alumno a identificar esa situación, aprenderá día a día de esa situación, la presión, el miedo, la impotencia, reconocerá el entorno.
De este modo su mente se expandirá aun nuevo mundo de sensaciones y situaciones reales donde un segundo lo es todo. Gracias al entrenamiento, la constancia y el esfuerzo la próxima vez que ese niño vea caer el balón no hará que se encoja y se tape la cabeza deseando que el golpe pase rápido. Ese niño reconocerá la situación, observará lo que se le aproxima y se apartará de su trayectoria sin más daños.
En Keysi nuestro objetivo, como hemos mencionado anteriormente, no es que aprendas 1.000 técnicas, sino que cuando llegue ese momento no te encojas de hombros, no te paralices por el miedo. Que sea tu cuerpo el que te guíe, que tu instinto de supervivencia te empuje en la dirección correcta.
Porque si dos personas vienen hacía ti con la intención de hacerte daño, tal vez lo más sensato sea correr y no encogerte de hombros. Pero si llegado ese momento tienes que defenderte porque no queda más remedio, lo más inteligente es abrir los ojos, reconocer el peligro, observar el entorno y salir tal vez no completamente ileso de la agresión, pero salir vivo y poder contarlo.
Recordad que cualquier tipo de agresión, ya sea de una sola persona o varias. En cualquiera de los casos siempre recibiremos algún tipo de daño, porque incluso cubriéndote de un golpe siempre nos protegemos con nuestro cuerpo.